ECOS DE “EL ANDA” (II) - En el nombre de El Anda

En el nombre de El Anda 1.JPG
Publicada el 12/03/2021 a las 19:30
Compartir

Aunque la Semana Santa de Cieza se hace en el pueblo y para el pueblo, en las últimas décadas es una constante el empeño por conseguir que su nombre resuene en el mundo entero. A veces, sin embargo, esa resonancia se consigue sin buscarlo, y de forma sorprendente: una de las plumas más fieles de la revista, Antonio Gómez, nos cuenta el éxito sin fronteras de la imagen de Nuestra Señora de la Amargura.



Alejo Lucas López

 

La mesa de camilla.

Me había citado con una persona, para preguntarle por otra, alguien ya fallecido para hacer un artículo, y terminaba haciendo una excursión a casas inesperadas. Y ocurrió como otras tantas veces: “¡Vamos a ver a mi tía, que ella se acordará mejor!”, o “¡vamos a visitar a Fulano, por si guarda alguna foto!”.

Entonces yo recojo aprisa mis bártulos: la libreta, el bolígrafo, la cámara fotográfica, la grabadora. Salgo detrás de mi acompañante, que en esos momentos se convierte en mi heraldo y Cicerón, y encamino mis pasos a la zona del casco antiguo de Cieza, a callejas que cuya existencia desconozco, a rincones en donde me relata anécdotas: En este punto quedaban todos antes de ir a la Iglesia a sacar el trono. En este local había un bar en el que se juntaban después para hablar sobre cómo mejorar la organización. Entonces Cieza no es Cieza, es Jerusalén reencarnada en la Semana Santa de cada año, una reencarnación basada en que la geografía urbana se transforma para servir única y exclusivamente de escenario de las procesiones, para nada más sirven las calles de Cieza en esas fechas del calendario.

Llegamos hasta el portal, que suele ser el de una casa baja, una casa con largo fondo, con chimenea, con un patio de luces lleno de macetas con geranios por donde se cuelan el sol.

- ¿Tita, tú lo recuerdas? –dice mi acompañante.

Suena a continuación una risa cascada, antigua, resignada. La interlocutora me escudriña, me mira a los ojos, me radiografía con su antiguo saber. En esos primeros contactos yo siempre me encojo de hombros, lanzo una media sonrisa de compromiso y, por toda explicación, para justificar por qué un desconocido irrumpe en su casa, por qué van a grabar su conversación, por qué piden fotos antiguas y quieren hacer aún más fotos… por toda explicación, digo:

-Es para El Anda.

Como un bálsamo a la herida así entonces la situación se relaja, los ánimos se atemperan, la timidez se vence, y la voz de la memoria comienza hablar.

-Acércate a la mesa de camilla. Pues… aquello debió de ser más o menos… ¡alcánzame esa foto, nene!, a ver si detrás está la fecha.

 

La llamada.

Con ligeras salvedades, situaciones como ésta se me han repetido con frecuencia desde que tengo el placer de colaborar con El Anda. Y aquellos que quizá han recelado alguna vez de por qué nadie hace preguntas y remueve el pasado, siempre terminaban satisfechos con el trabajo porque nunca se busca polemizar sino recordar, nunca la confrontación sino aquello que nos une, la Semana Santa.

Todo esto se inicia siempre con una llamada, una llamada que tiene lugar cuando el frío comienza a hacer tímidos acercamientos, cuando el otoño murciano empieza a creer en sí mismo:

-Hola Alejo, soy Enrique Centeno.

Se trata de una cita esperada. Desde la Pascua no habríamos coincidido, seguro. Nos preguntábamos educadamente por nuestro estado y por el de nuestras familias. Después me decía:

-Ya tenemos elegida a la persona sobre la que nos gustaría que escribas.

Él es miembro de la Comisión de El Anda, encargada de sacar adelante ese milagro anual que es la revista. Como otras comisiones de la Junta de Hermandades, solo se ve una pequeña parte del gran esfuerzo y trabajo que realizan todo el año.

Con este sencillo ritual de su llamada daba comienzo para mí una pequeña gran aventura: visualizar un poco más la huella de nuestra semana más grande.

Mi aspiración era redactar una breve reseña biográfica y recopilar fotos de alguna figura importante para las procesiones ciezanas, alguna persona que había fallecido hacía poco tiempo, o a veces mucho, pero que merecía ser recordada por el resto de cofrades.

La primera vez que participé con ellos se dieron cuenta de que no entendí muy bien el concepto de breve. Más bien fui muy extenso, tanto, que los reseñados en otros trabajos publicados se quejaron porque mi artículo era muy largo, y los suyos muy breves, como si hubiese una relación entre extensión e importancia, cosa que no había.  El problema era mío, que tengo querencia por las letras, por lo que, confieso, no apliqué lo de breve. Ni lo voy a ser ahora, aviso.

 

El encargo.

Lejos del sacapancismo propio de otro tipo de esferas de la vida social, biografiar a gente menuda y sencilla de Cieza en sus labores cofrades significa hacer justicia, y que no caiga en el olvido el nombre de muchas personas que fueron muy importantes para la Semana Santa ciezana, pero que quizá nunca aparecieron en cargos, en titulares, en fotos... quizá porque había pocas cámaras de fotos por esos años.

 Es de justicia, pues, que aquellas personas tengan su nombre bien escrito e impreso en grande. Que estén en una publicación que aspira ser fedataria y testimonio, crónica y recuperación, análisis y recreación de uno de los movimientos mejor organizados, mayor imbricados, más numeroso, con aspiraciones de ser referente nacional e internacional, y motivado por el mejor de los principios: ser una catequesis visual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Intentar reflejar eso para que, año a año se guarde y se archive en las estanterías, es una labor dificilísima. Decidirlo, financiarlo, maquetarlo, editarlo, pulirlo, ajustarlo...Y dado que hay tanto sentimiento, tantas manos, tantos procederes distintos, El Anda es a veces injustamente criticada y no siempre bien entendida. Si a Cristo lo crucificaron, que no van a hacer a sus seguidores, aunque solo aspiren a un libro.

-Mira Alejo, como este año 2021 es tan raro, no habrá publicación, pero no queremos que deje de existir El Anda.

-Claro, claro -respondo yo.

Esta nueva llamada no tuvo lugar en otoño, en octubre o noviembre, para entregar el trabajo en Navidades (siempre, siempre me retrasé en la fecha de entrega ¡perdón!). Esta llamada es en invierno, en febrero de 2021, a las puertas de la Cuaresma.

-Alejo, ¿estás ahí?

-Sí, hombre, sí, dime.

-Que te decía que hay que mantener la llama encendida, la de la revista, la del espíritu cofrade, por eso os pedimos a los colaboradores habituales algún trabajo. Lo colgaremos por internet.

- ¿Y qué habéis pensado? –pregunto.

- ¿Por qué no cuentas alguna experiencia de las retransmisiones que la televisión autonómica ha hecho de las procesiones de Cieza?

 

Las retransmisiones.

Cinco son las retransmisiones realizadas por la televisión autonómica de la Región de Murcia. La de El Prendimiento en Martes Santo (2008), la Procesión General en Miércoles Santo (2016), el Santo Entierro de Viernes Santo (2017), la de Ánimas en Sábado de Gloria (2018), y La Cortesía en Domingo de Resurrección (2012). Una más había prevista para cuando nos cayó la pandemia.

Un escaso bagaje para nuestro potencial, ya lo digo yo antes que nadie, pero muy valioso, porque se hace con decenas de cámaras y profesionales, con grúas y sutiles puntos de vista, con una realización experta que ha pilotado retransmisiones en muchas otras procesiones de nuestra geografía regional.

En estas retransmisiones, casi tan importante como la belleza del evento es saber captarlo. Para ello hace falta un ojo muy entrenado y buena información previa. Una vez repartidas las cámaras, solo hay que dejarse llevar, usar planos aéreos que dejen ver lo que no se ve a pie de acera, y mandar callar a los que retransmiten de vez en cuando para que se escuche la música.

“Cada año, cuando toca confeccionar el listado de procesiones a retransmitir –me comenta Encarna Talavera, directora de Retransmisiones de 7tv-, Cieza es candidata por la singularidad de sus desfiles y la gran participación de sus nazarenos. Objetivamente, las procesiones de Cieza en emisiones siempre funcionan en audiencia, al espectador le gusta ver la catequesis en las calles ciezanas que, como dicen los nazarenos, son calles de procesión”.

Yo he tenido la suerte de colaborar en tres ocasiones narrando esas calles de procesión.

Una de ellas fue La Cortesía de 2012, al lado de la querida y añorada Ana María Ruiz Lucas. Nos pusieron una unidad móvil en la Esquina del Convento, como una caravana. Y allí codo con codo, a través de las pequeñas pantallas de la mesa de realización vimos el colorido y el frenesí, contamos el baile gozoso de los Apóstoles y la alegría desparramada de las Santas Mujeres, oímos los pasodobles y las marchas festivas. Recuerdo que me supo a poco, acostumbrado como estoy a que nuestras procesiones duren más.

La siguiente fue la de 2016, la General de Miércoles Santo. La comenté en compañía del maestro de ceremonias del micrófono en estos menesteres, el periodista Alfonso de la Cruz (también narró la de 2012, y por su buen hacer fue nombrado en 2019 presentador de los Carteles de la Semana Santa de Cieza). Alfonso vino poco menos que derrapando porque esa misma tarde había retransmitido antes la de los Coloraos en Murcia.

“A mí me ha llamado mucho la atención el marco, el marco urbano, esas calles estrechas que realzan aún más ese carácter tan particular que tiene la Semana Santa de Cieza –explica Alfonso de la Cruz-. De la General recuerdo que pude apreciar muchísimo la música, la música autóctona que tiene Cieza, que es uno de sus grandísimos patrimonios, porque pocas Semanas Santas pueden tener tantas marchas propias como la de Cieza. En su conjunto, creo que es una Semana Santa de las más llamativas y dignas de la Región de Murcia, y como ya he dicho en otras ocasiones, le sobran méritos y argumentos para alcanzar la merecidísima declaración de Interés Turístico Internacional”.

Esta retransmisión se hizo en la Esquina del Convento, permitiendo que las cámaras con grúa, prácticamente, se metieran entre las flores y las tulipas de los tronos para captar su esencia. Del paso estrecho de la calle San Sebastián al diáfano espacio de la explanada se acumulaban todos los registros posibles de rigor, belleza y composición de nuestras procesiones. Esa noche llevé la túnica puesta para intentar meterme bajo las varas de La Flagelación en el último relevo. No pudo ser. Pero nos quedó una retransmisión guapa de verdad.

La otra fue en 2017, la del Santo Entierro. Me acompañaban el propio Centeno y María de los Ángeles Martínez Toledo, pregonera de 2016. Lo retransmitimos desde un bajo en la calle de la Parra, junto a la intersección de la calle del Cid. La disposición de las cámaras permitía filmar tanto una calle como la otra, teniendo siempre un paso enfocado y distintos detalles del cortejo en cámara. Fue un gozo, un rato estupendo, un honor contar las bondades de mi tierra… También llevé la túnica puesta y en esta sí pude alcanzar en el último relevo el paso de La Piedad en su recogida.

“Recuerdo la entrega de la gente, fueron muy amables” explica el realizador Sergio Sidrach de Cardona, realizador de esa retransmisión de 2017. “Me sorprendió la calidad que había, no era propia de un municipio pequeño. Se notaba el trabajo, la inversión, los pasos eran muy elegantes, con esa vistosidad que contrastaba con el sabor castizo de esas calles”.

Nuestras calles siempre llaman la atención a los de fuera.

-Además, teníamos dos curvas muy seguidas -prosigue Sidrach-, y eso permitía ver mejor el trabajo con tanta pasión de los portapasos, ¿cómo se les llama allí?

-Anderos –responde el cronista.

-Eso, anderos. También, previamente, estuve viendo imágenes de la procesión, buscando información de los pasos porque en algunos tenían detalles que había que lucirlos”.

“Cieza es una ciudad que vive por su Semana Santa, y tiene unas características espectaculares, debido a sus calles estrechas”, afirma Pedro Ríos Barba. Es el veterano realizador de 7TV experto en retransmitir procesiones, y afirma tajante: “El de Cieza es el mejor casco antiguo para hacer procesiones, se disfrutan, ver cómo la gente vive aquello. Y con esos pasos tan maravillosos, emocionan, y eso es lo que hemos querido transmitir al público”.

Suya fue la retransmisión del Descenso de Cristo a los Infiernos de 2018.

“Increíble, increíble, de lo mejor que he visto y que hemos hecho. Esa majestuosidad, la gente, ¡mil personas en la plaza esperando! Cuando llaman con una cruz de madera a las puertas, y se abren con ese crujir en el silencio de la noche. Entonces se ve un Cristo iluminado con pebeteros de fuego en mitad de la puerta. Fue algo espectacular, impresionante, de las más emocionantes que he retrasmitido. Hicimos la retransmisión, los compañeros recogieron y se fueron, y yo me quedé allí para ver la procesión por las calles y la bajada hacia el río”.

Esa procesión contó con la narración de la periodista Piedad Quijada, y los comentarios de Juan Carlos Montiel, cofrade de las Ánimas, y el presidente de la JHP, Joaquín Gómez.

También esta retransmisión “es una de las más descargadas en la web de 7TV” nos informa Encarna Talavera. “Será por su luz, el ritual de tocar el portón con el madero, el silencio de los penitentes o la impresionante imagen de José Hernández Navarro rodeada de pebeteros en llamas. Sea como fuere, la Semana Santa de Cieza siempre ocupa un lugar en la parrilla de retransmisiones de ‘7TV Región de Murcia’ por su luz, música, buena imagen y las facilidades que siempre encontramos por parte de la Junta de Hermandades Pasionarias”. Y concluye con un compromiso: “hay muchas procesiones que aún desconocemos de Cieza en la televisión autonómica y que iremos descubriendo en la 7TV”.

 

En su nombre.

A partir de la llamada habitual que recibía en otoño arrancaba un proceso que cogía forma muy poco a poco.

Lo primero siempre era hablar con mis padres, en especial mi padre, Antonio Lucas Carrasco, para orientarme sobre la familia o conocidos de la persona a biografiar. También llamaba a Rafael Salmerón Pinar (de primeras me lo coge siempre Marisa), y luego visitaba a don Antonio Galindo Tormo, que me espera con una buena merienda de embutidos y una cerveza muy fría. A partir de ahí siempre procuraba contactar también con la cofradía vinculada al biografiado, o cofradías. 

Entre medias, hacía muchas conversaciones telefónicas (propias de la labor periodística que me es tan cercana), a buscar publicaciones en papel y en digital, hacer una composición del contexto (propio de la labor historicista, también conocida) en el que estas personas desarrollaron su trabajo ya sea en una cofradía, en varias, en la Junta de Hermandades, en la música, etc.

Al final de todo, la mayoría de los casos terminaba conmigo en una casa totalmente desconocida para mí, con personas totalmente desconocidas para mí hasta entonces, en una mesa de camilla, con la saya sobre las piernas, viendo fotos amarilleadas, viendo ojos que se llenan de nuevo de lágrimas, y recordando con una sonrisa melancólica a aquellos que tanto hicieron por sus procesiones, y que ya no están hoy en día para ver lo mucho y muy bien que han cambiado gracias a su trabajo.

Algunos de esos nombres, de esas vidas, que tuve el honor de conocer y reseñar son los de: Los ‘Gige’ (los hermanos Pedro, Antonio y José Molina Rodríguez), José Lucas Avellaneda también conocido como Pepico ‘el Practicante’, Piedad Jaén Talón, al presbítero Pedro Marín Martínez alias ‘Macharro’, Antonio García Moreno apodado ‘Moeni’ o Antoñico el del Consuelo, Ana María Ruiz Lucas, José Motos Marín, José Francisco García Hita ‘Pepe Paco’ para los amigos e Hita para sus obras, Pascual Martínez Ros ‘el Morena’, José Salmerón Salmerón conocido por ‘Pepe Trueno’ y Juan María Buitrago Iniesta, llamado Zafra por apelativo familiar.

Todos fundadores, impulsores, refundadores o mecenas, de cofradías, pasos o tradiciones que han hecho grande nuestra Semana Santa.

Es mi pequeño granito de arena y lo aporto con humildad y agradecimiento. Agradecimiento a aquellos que me obligan a bajar de mis vanas prisas diarias para poder colaborar y arrimar un poco el hombro, en lenguaje andero, en esta gran empresa que es renovar la Semana Santa, ser testigo de ella y dejarla por escrito.

Así entro yo en algunas casas. Así soy cronista de memorables vidas.

 En el nombre de ‘El Anda’.

 

 

 En este enlace podrás leer el artículo en pdf: https://drive.google.com/drive/folders/1KfsDR92DjjDHNpg04p0apgC7WBB3EZxV?usp=sharing


 

Enlaces:

 

Procesión General de 2016 http://webtv.7tvregiondemurcia.es/retransmisiones/especiales/2016/procesion-general-miercoles-santo-cieza/

 

Procesión del Santo Entierro de 2017 (2 enlaces)

http://webtv.7tvregiondemurcia.es/retransmisiones/especiales/2017/procesion-del-santo-entierro-de-cieza-i/

 

http://webtv.7tvregiondemurcia.es/retransmisiones/especiales/2017/procesion-del-santo-entierro-de-cieza-ii/

 

Procesión del Descenso de Cristo a los Infiernos de 2018

http://webtv.7tvregiondemurcia.es/retransmisiones/especiales/2018/procesion-del-santo-entierro-y-animas/

Galería de la noticia